Pesar correctamente con balanzas de laboratorio

Balanza

Para pesar correctamente con balanzas de laboratorio es necesario tener en cuenta las posibles fuentes de error y actuar para evitarlas o minimizarlas. A pesar de la perfección conseguida en la fabricación de balanzas, los efectos perturbadores del entorno y la mala práctica pueden producir como resultado errores de pesada.

Los efectos perturbadores del entorno se deben a influencias físicas que las balanzas de precisión, analíticas y microanalíticas detectan como modificación del peso y no pueden neutralizar. Además el peso detectado por la balanza puede alterarse por evaporaciones y/o absorción de humedad del ambiente de las sustancias que estemos pesando. Las vibraciones, corrientes de aire, temperatura, carga electrostática y magnetismo también pueden alterar la respuesta de la balanza.

Emplazamiento de la balanza

Elegir un emplazamiento adecuado para nuestras balanzas de precisión y analíticas tiene una importancia capital para evitar buena parte de las perturbaciones del entorno. En primer lugar debe tener una base sólida y estable sin vibraciones transmitidas por el suelo o las paredes (las balanzas de altas prestaciones necesitan mesas específicas de materiales como el granito).

Es conveniente evitar superficies de acero, plástico o vidrio para evitar efectos magnéticos y electrostáticos.

Coloque la mesa de pesar o la balanza en una sala específica o al menos donde no lleguen corrientes de aire y separada de puertas, ventanas o fuentes de calor.

Condiciones ambientales

Cuando no se disponga de una sala de balanzas es conveniente controlar lo mejor posible los parámetros ambientales del laboratorio o lugar de trabajo. No coloque la balanza cerca de radiadores o ventanas pues las variaciones de temperatura afectan al resultado de la pesada (hasta 1-2 ppm/ºC).

El manual de instrucciones le indicará cual es el rango de temperatura adecuado para su balanza. Dentro de ese rango lo más importante es que la temperatura permanezca estable. Algunos modelos disponen de funciones automáticas para mitigar la deriva térmica que conviene activar.

La humedad relativa es otro parámetro importante que bebemos tener controlado. El manual de instrucciones indicara el rango apropiado de trabajo. Un valor cercano al 60% es lo más recomendable. Valores del 40% o inferiores en humedad relativa provoca un aumento significativo de carga electrostática en todos los elementos no conductores (plástico, vidrio, sustancias en polvo). Este problema es frecuente en las salas calefactadas (no climatizadas) durante el invierno.

Pesar correctamente

Para pesar correctamente debemos operar de acuerdo con las instrucciones concretas del manual de instrucciones. Las pesadas con balanzas de precisión, analíticas y microanalíticas requieren una serie de comprobaciones y operaciones de rutina imprescindibles para evitar errores, entre ellas:

Comprobar el nivel es muy importante para pesar correctamente, ajustar la burbuja de nivel según se indique en el manual. ¡No pesar con una balanza desnivelada!

Respetar el tiempo de calentamiento indicado por el manual es necesario para establecer el equilibrio térmico de la balanza. En las balanzas de precisión, analíticas y microanalíticas el tiempo de calentamiento puede ser de horas en la primera conexión. Es aconsejable no desenchufarlas de la red, permaneciendo en standby no necesitarán calentamiento.

Coloque en el centro del plato el objeto o recipiente con la sustancia a pesar, evitará errores por carga descentrada.

Ajuste y calibre de forma periódica su balanza según las indicaciones del manual de instrucciones y el plan de calidad de su laboratorio.

Ponga a cero la balanza antes de pesar y deje que se estabilice antes y después de colocar la carga.

Los objetos y sustancias que necesitamos pesar deben cumplir una serie de requisitos para evitar o minimizar errores, mencionamos los más destacados.

Equilibrio térmico, los objetos y sustancias deben estar a la misma temperatura que la balanza y su entorno. Para pesar un crisol sacado de un horno o un recipiente con alguna sustancia de una mufla de secado debemos esperar hasta que se enfríe.

La evaporación de algunas sustancias es tan elevada que permite ver una deriva sistemática de la lectura de la balanza con dificultad para estabilizarse. Este efecto se reduce usando un recipiente de boca estrecha como el matraz erlenmeyer. También podemos tapar el recipiente con un vidrio de reloj.

Desecador

Las sustancias higroscópicas absorben humedad del ambiente provocando el efecto inverso a la evaporación (ganancia de peso). La manera de minimizar este efecto es tener la sustancia con su recipiente en un desecador. En el caso de un crisol de calcinación, se saca del horno y se introduce en el desecador donde permanece hasta enfriar. Llevaremos el desecador cerrado (con el crisol o recipiente en su interior) hasta la posición de la balanza para pesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno + 7 =